Sábado, septiembre 23

Feliz Bobby Valentin con nominación al Grammy

miritmoesbueno

Para Bobby Valentín, el “Grammy” más grande es “el Señor”, que encamina sus pasos desde arriba, y “el público” que ha respaldado su carrera durante medio siglo.

Así se expresó inmediatamente al ser entrevistado por la Fundación Nacional para la Cultura Popular sobre su nominación al Grammy Latino en la categoría de “mejor álbum de salsa” con la producción “Mi ritmo es bueno”.

“¿Qué mejor Grammy que esos, verdad? Claro, esta nominación es un logro más en mi carrera si llego a ganarlo, pero el hecho de ser nominado es algo grande. Ellos reciben miles de producciones discográficas que analizan y que yo haya sido seleccionado es algo muy grande para mí”.

Bobby y su esposa Oria inscribieron el cedé “Mi ritmo es bueno” es categorías como disco del año, mejor ingeniería de sonido, presentación gráfica y álbum de salsa.

Bobby Valentín, el arreglista más influyente de la salsa, es finalista junto a Niche, India, José Lugo & Guasábara y el proyecto de Johnny Ventura.

“La competencia está muy fuerte porque está lo de Juan Gabriel [el homenaje de India] y ellos se tiran más por esa onda. A lo mejor me equivoco, pero India grabó los éxitos de Juan Gabriel. De todos modos, me siento bien contento y si no me lo gano, celebraré porque fui seleccionado entre miles de producciones discográficas”.

Bobby, sin embargo, celebra la nominación con los muchachos de su orquesta, que en palabras sencillas “echaron el resto” en la producción de 12 cortes de puro swing salsero.

“Están contentos. Yo me acababa de levantar, cuando me dieron la noticia. Me llamaron del estudio Playbach, primeramente. Y entonces, le envié un texto a todos los músicos, felicitándolos porque dieron el máximo”.

La nominación de “Mi ritmo es bueno”, afirmado por el legendario maestro de la salsa, es el resultado de una trayectoria de dedicación y compromiso con el género.

“Eso me motiva a seguir trabajando y aportando cosas buenas y que el público nos siga apoyando, como lo ha hecho. Me siento bien contento porque mi esposa, mi hija, que hizo el arte, son parte de la familia que estuvo envuelta en el proyecto. Pero esto es una lotería: uno hace un producto y lo somete, pero a veces no sucede nada”.

Aludió particularmente al disco doble del 35 aniversario que grabó en el Oso Blanco, junto a Cheo Feliciano, Rubén Blades, Charlie Aponte, Giovanni Hidalgo y otros invitados.

“Para mí, es un proyecto clase aparte. Lo sometí como vídeo, trayectoria y mejor grabación y no salió nada. Pienso que Dios te dice: ‘No es el momento’. Es cuando Él diga. Y me lo puso en este momento. Aunque no gane, al ser nominado con este disco después de una pausa de ocho ó nueve años, es una bendición en todo el sentido de la palabra porque se le dedicó mucho tiempo y cariño a la producción”.

Bobby ha recibido felicitaciones de Estados Unidos, Sudamérica y Europa tanto por la excelencia de “Mi ritmo es bueno” como por la nominación al Grammy Latino. La nominación imparte un nuevo aire a la promoción.

“El disco está picando… La industria discográfica está en su peor momento. Pero, a pesar de todo, ha ido picando bien. La primera tirada que hice casi no queda. Esta nominación debe aumentar las ventas”.

Fue inevitable reflexionar sobre la nominación que comparte en el renglón salsero con su discípulo José M. Lugo, finalista con “¿Dónde están?” con Guasábara Combo. “Eso significa que le dieron importancia a nuestras grabaciones. Me siento contento porque Lugo prácticamente comenzó conmigo. Es como si fuera mi hijo. Lo veo todo bien positivo. Fue una persona muy cooperadora y desinteresada. Si Lugo lo gana es como si yo lo ganara porque es parte de mi producto”, explicó Bobby, que actualmente promueve el corte “Mi ritmo es bueno”, versión 2016.

“Mucha gente cree que es un número nuevo, pero he tenido que explicar que tiene más de 40 años y que hicimos un arreglo nuevo, completamente distinto. Eso fue lo que quise proyectar. Hay una nueva generación que sigue la salsa”, dijo Bobby, que no toca el arreglo original desde el fallecimiento del cantante Frankie Hernández.

Meses atrás este medio comentó de lo nuevo de Bobby Valentín: “Transcurrieron casi ocho años desde el lanzamiento del concepto ‘Evolution’ y en 2016 el Rey del Bajo presenta una de las grabaciones más excitantes de su carrera de poco más de medio siglo. Sea por el “Punto.com” o por el corte que la comencemos a escuchar, la propuesta de Bobby Valentín es merecedora del aplauso unánime de la fanaticada salsera mundial”.

En el disco resaltan su tributo a Cachao, en el que Bobby toca el contrabajo, y los nuevos arreglos de “Amolador” y “Mi ritmo es bueno”, que en la década del 70 popularizaron Marvin Santiago y Frankie Hernández.

“Son personas irrepetibles. Como Marvin, no habrá otro. Igual que Frankie, que tuvo su estilo único. Muy poco se cultivan esos estilos hoy día. El estilo del son, al estilo Ismael Miranda. Es una esquina, un estilo, que no se cultiva”, concluyó el Rey del Bajo, cuya orquesta, a pesar de la merma en las actividades que experimenta la industria, se mantiene activa.

Recientemente amenizaron la gala de aniversario de una cadena nacional de supermercados y viajaron a Colombia para tocar en el Festival Mede-Jazz.

“A veces proponen que viaje solo con los cantantes y les digo que prefiero viajar con el grupo. Me siento más seguro porque mi música no es fácil. Mis muchachos tienen el repertorio planchado de arriba abajo. Al menos, una vez al mes ensayamos y repasamos los temas”, concluyó Bobby, que participa en el disco “Indestructible” de Diego El Cigala.

 

Por Jaime Torres Torres
Para Fundación Nacional para la Cultura Popular